Remedios caseros para niños

Caries

Posted on: December 29, 2010

Evitar la fobia dental.
Usted probablemente sabe lo que es fobia dental, es una horrible sensación de estómago revuelto-que te hace querer devolverte al coche después de unos cuantos minutos de haber entrado en el consultorio del dentista, incluso si sólo va por  un chequeo de rutina.
Si no quieres que tu hijo  desarrolle este miedo  al dentista, es necesario llevar a los niños al dentista tan pronto sea posible. En primer lugar, no deje que su niño perciba que usted  tener miedo del dentista o que no se siente cómoda allí. Los niños son expertos en recoger esos sentimientos. No la haga de emoción cuando va al dentista. Mantenga  una posición tan normal, como ir al supermercado.

También asegúrese de llevar a su hijo al dentista antes de que surjan problemas dentales. De esta manera, la primera visita puede ser una experiencia nueva y emocionante, en lugar de una dolorosa y aterradora. La primera visita debe ser entre el primer y segundo cumpleaños.
Muchos odontólogos se especializan en el tratamiento de niños, y un dentista para niños puede tener mucho más experiencia en este ámbito que el dentista de adultos .El dentista para niños le explicará a su hijo lo que está haciendo y por qué y esto le ayudará a tener cierto grado de control sobre el procedimiento. Le puede decir al niño  que levante la mano, para desviar la atención de lo que le está molestando durante el tratamiento.

Aprender a vivir sin caries.
Mira, mamá sin caries! dice el niño con una cara angelical.
Y eso es exactamente lo que todo padre le gusta escuchar.
Un reporte de dientes limpios y libre de caries-es muy posible en estos días. Por supuesto, no hay nada como un buen cuidado dental, y la mayoría de los dentistas recomiendan visitas cada seis meses después de la edad de dos años. Pero junto con la atención del dentista, excelentes hábitos en el hogar deben ir de la mano en la prevención de caries.

Omita la botella a la hora de dormir.
Arrullar a su bebé  dormiéndolo con una canción de cuna, o una botella llena de agua, en lugar de una botella con leche o jugo. Cuando su bebé se duerme con leche o jugo en la boca, los azúcares de las bebidas pueden crear caries en los dientes y cuando se combinan con la placa sobre los dientes  favorece el crecimiento de bacteria. De hecho, en la mayoría de los caso de bebes con caries en los dientes se conoce como  síndrome del biberón.

Limpie las encías de su bebé.
Los buenos hábitos dentales comienzan temprano, incluso antes de que salgan los dientes.  usted debe limpiarle las encías de la boca a su hijo con un paño suave y húmedo después de comer.

Dirigir el cepillado.
Comenzar a cepillar los dientes tan pronto como aparecen, utilizando un cepillo de bebé de  punta redonda y cerdas suaves  sin pasta de dientes
Ayude a su hijo con el cepillado, siempre y cuando lo necesite.
Una buena regla general es que si su hijo es lo suficientemente hábil para atar sus propios zapatos, es muy probable que pueda cepillarse los dientes. Después deje a su niño a hacer lo mejor que él pueda, y luego usted le da los retoques necesarios.

Deje que su niño elija el cepillo de dientes.
Cuando su hijo tiene la edad suficiente para hacer el cepillado, tiene más probabilidad de disfrutar si tiene un cepillo de dientes que le gusta con un adornado de los personajes animados que le gustan. Su hijo puede seleccionar su propio cepillo de dientes  con una cabeza pequeña de punta redonda y cerdas de nilón suave.

Buscar pasta de dientes con fluoruro.
Después de que su hijo tiene seis o siete dientes, es el momento para que utilize pasta dental.
Elija una que contiene fluoruro, pero no con control de sarro. Algunos productos de control de sarro pueden ser muy fuertes, y la acumulación de sarro no es un problema común en los niños. También, asegúrese de que su hijo sabe cual es la pasta dental suya. Se sentirá más importante sabiendo que tiene su propia pasta dental.

Cepíllese dos veces al día.
Muchas personas se cepillan superficialmente-niños y adultos por igual. Se necesita tiempo para eliminar la placa y los residuos de los dientes, y una vez al día no es suficiente. Su niño debe cepillarse los dientes durante dos o tres minutos por lo menos dos veces al día. Un cepillado debe ser justo antes de acostarse, para que las partículas de alimentos o la placa no se quedan en los dientes de su hijo durante la noche.

Introducir el uso del hilo dental.

Tan pronto como su niño tenga dos dientes juntos que se tocan, es hora de empezar a usar el hilo dental todos los días. Pero vas a estar a cargo de esta tarea por un largo tiempo, probablemente hasta que su hijo tenga siete u ocho años. Esto toma aún más destreza manual que el cepillado.

Siéntese.
La forma más fácil de usar el hilo dental en los niños es sentarse detrás de ellos mientras están de pie o de rodillas, con la cabeza en su regazo. De esta manera estará en una posición similar a la de la silla del dentista. Esto le permitirá llegar alos dientes de su niño con más facilidad.

Use hilo dental mientras ve  televisión.
El uso de hilo dental no tiene que ser únicamente en el cuarto de baño. Si su hijo se impacienta mientras le limpia los dientes con el hilo dental, cambie de lugar. La mayoría de los niños se resisten menos al uso del hilo dental si están un lugar que les gusta. Así que póngase frente a la televisión, coloque la cabezade su hijo en su regazo y use el hilo dental allí.

Pruebe con un cepillo de dientes mecánico o un irrigador.
El zumbido de los aparatos mecánicos pueden hacer que el cuidado dental sea para algunos niños más atractivo -y tambien puede reducir el tiempo requerido. Cepillos de dientes eléctricos o de batería pueden hacer la limpieza de los dientes, en aproximadamente la mitad del tiempo de cepillado manual.

Irrigadores orales que disparan un chorro de agua sobre los dientes ayudará a eliminar las partículas de comida  entre los dientes. Pero los padres no deben asumir que la irrigación oral es un sustituto para el cepillado y el hilo dental.

La prevención de la caries dental.
Coma con menos frecuencia.
Hay una razón por la que muchos dentistas recomiendan limitar los refrigerios entre comidas. Cada vez que su hijo come, los dientes se bañan en las partículas de alimentos y el azúcar  puede causar caries. Entre más contacto de comida tengan los dientes, más posibilidades hay de caries. Si su niño se cepilla después de cada refrigerio, el daño es menor.

Elija los alimentos con cuidado.
Algunos bocadillos son peores para los dientes que otros. Los dentistas dicen que las mejores opciones son el queso, palomitas de maíz y verduras crudas. La fruta fresca es también aceptable, pero no es la primera opción porque las frutas contienen azúcar natural. Los dulces y, los  bocadillos altos en carbohidratos, como galletas y pasteles, y los frutos secos son malas decisiones, porque dejan un residuo pegajoso en los dientes que fomentan la caries. Y la mayor culpable es la soda, debido a su ácido y azúcar.  El jugo también puede ser dañino.
Esto no significa que tenga que negarle a su hijo estos alimentos o bebidas, pero su hijo sólo debe comer o beber cuando se pueda cepillar después.

Tome a un popote o pajilla.
Si su hijo  bebe soda o jugo, se puede minimizar el daño a los dientes al beber de una pajita. La paja lleva la bebida más allá de los dientes, por lo que no se bañan en azúcar. Una popote limita el tiempo que la bebida está encontacto con los dientes. por lo que hace menos daño.

Enjuague con agua.
Después de que su hijo ha tenido un aperitivo o una comida, que haga buches agua en la boca. Esto eliminará algunas de las partículas de comida sueltas y el azúcar. Cepillarse los dientes es mejor, pero cuando un cepillo de dientes no está disponible, un enjuague es mejor que nada.

Chicle sin azúcar.
El chicle es otra opción. Mascar chicle sin azúcar durante unos 20 minutos puede ayudar a limpiar los dientes. Masticar chicle estimula el flujo de saliva, y la saliva ayuda a limpiar los residuos y sustancias que forman la placa en los dientes.

Dé un buen ejemplo.
Si su hijo lo ve que se cepilla y usa hilo dental y que escoge los aperitivos más saludables para sus dientes, es muy  probable que el haga lo mismo. Buen cuidado de los dientes es un comportamiento aprendido. Si los padres ponen un alto valor a su propia salud dental, sus hijos estarán más propensos a  hacer lo mismo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: